17 octubre 2012

Dibujar

Preparar el papel, sujetarlo con la cinta de carrocero, afilar el lápiz y empezar a trazar las primeras líneas, las que guiarán a todas las demás, las que contienen toda la magia.
Dibujar más líneas, y luego más, hacer que una forma concreta brote del papel, que las líneas se unan a otras líneas, que se conviertan en sombras, en manchas, en volúmenes, que aparezcan unos ojos, o una mano, o una figura cualquiera donde sólo hay papel y grafito. Dibujar ahora los detalles, lo que da la vida al dibujo, concretar las formas, sorprenderse ante los personajes que ahora descansan sobre el papel. Borrar, borrar mucho, volver a dibujar, corregir las formas, los ángulos, las líneas, siempre las líneas.
Reconocer completa la forma buscada, darla por buena, sentir la satisfacción ante el reconocimiento en el papel de lo que teníamos en mente.
Preparar la mesa de luz, colocar el dibujo encima con el papel virgen esperando al trazo ahora más certero del lápiz, recorrer las formas del boceto, sólo las buenas, descartando las que no nos sirven.
Colocar el papel en la mesa y preparar las témperas, los pinceles, una esponja, el agua, como partes del mágico ritual, de una ceremonia repetida con resultados nuevos cada vez.
Mezclar los colores sobre el acetato, ver como se transforman, se matizan, aclaran y oscurecen.
La primera mancha, tímida, temerosa, las siguientes más rápidas, las demás frenéticas y temerarias.
Manchar primero, rellenar zonas de color, probar combinaciones cromáticas, después llegan los matices, las luces, las sombras, los pequeños detalles de nuevo le dan la vida.
Disfrutar, reír, emocionarse, dibujar, dibujar, dibujar.


(Si no se puede ver la animación, hacer click en la imagen)

2 comentarios:

Victoria Villa dijo...

que bonito que le dediques tan bellas palabras a algo tan especial como la ilustracion. ME ha encantado leerlo, y la animacion con el proceso de Caperucita y la abuela me ha parecido una sorpresa XDD

una dijo...

genial la caperucita! gracias por subirlo