12 abril 2010

A la conquista de Madrid

Los seres humanos acostumbramos a pasarnos la vida pensando en el día menos pensado, en ese momento soñado en que haremos aquello que tanto deseamos, en que se cumplan nuestros sueños, cada cual con el suyo.

Yo llevo casi toda una vida soñando con el momento en que pudiera dejar mi vida en el pueblo y establecerme en la gran ciudad, en mi caso mi meca era Madrid. Siempre he acariciado la idea pero del mismo modo se ha escurrido de mis manos lo que durante mucho tiempo me pareció un sueño inalcanzable pues mi idea de la vida en Madrid iba asociada a una cierta holganza económica y alguna otra quimera inconfesable.

De ese modo, creando el obstáculo a la vez que el sueño nos apartamos del posible camino de la felicidad y la fuerza de la inercia y la rutina nos mantiene en nuestra posición, indeseada pero cómoda y segura, con la que tanto cuesta romper.

Sin embargo muchas veces el muro que nos impide seguir nuestro camino es tan sólo una hoja de papel, una barrera endeble que sólo necesita de un empujón, una leve presión para ser rota, si bien ese paso muchas veces necesita años de preparación para ser dado.

Una serie de circunstancias me ha abierto los ojos, me ha mostrado el endeble grosor de mi barrera y me ha permitido romperla, hacerla trizas y dar el paso decisivo. Así que emigro, como Juanito Valderrama pero sin hacerme un rosario con los dientes de nadie.

Sé que a los ojos de muchos puede parecer algo insignificante, algo tan sencillo como buscar un piso en alquiler y alguien que me haga la mudanza, y seguramente lo sea para muchas personas, pero para mí supone un cambio radical, era tanto lo bueno y lo malo que me retenía en la seguridad de mi casa y mi vida hecha en el pueblo que aún no me creo que lo haya hecho, pero sí, lo he hecho

Y aquí estoy, plantado en mi adorada Madrid, solo ante su inmensidad, como Paco Martinez Soria pero sin la Chivi, pero dispuesto a comerme el mundo. Que se vayan preparando las editoriales y todos aquellos que puedan necesitar un ilustrador de los mejores, un diseñador gráfico único, un cuentacuentos especial, porque voy a darlo todo, a emplearme a fondo en mi trabajo y en todos los aspectos de mi vida, porque ahora, ahora mando yo.

17 comentarios:

Frank Muñoz dijo...

Ole, ole y ole!!! En el cambio está la evolución, y de paso cumples un sueño, dos por uno! Enhorabuena errede!!!

Mar Villar dijo...

Di que sí!! Eso mismo hice yo no hace mucho, te entiendo perfectamente. A la conquista!! Y muchísima suerte (haremos quedadas, no??)
Besos!!

macus romero dijo...

quedada quedada!!! Que ilusión Erre, de verdad. Al final acabaremos todos aquí, a la conquistaaaa :).
besote!! y si necesitas algo, un silbidito! que ahora estamos cerca. :)

onzamono dijo...

Lo que has hecho requiere gran fuerza de voluntad de dar un paso arduo hacia adelante y decidir romper las barreras no es nada fácil, más ante algo que para mí resulta muy intimidante. Yo he hecho lo contrario, acabo de mudarme a Aranjuez harto de Madrid, esperando encontrar una paz que considero necesaria para enfrentarme a lo que está por llegar.

Mucha suerte en esta nueva etapa... y a comerse el mundo!!

César Samaniego dijo...

Muchísima suerte!!

aminuscula dijo...

¡Qué inspirador resulta este artículo! Uau, dan ganas de salir a comerse el mundo.
Sólo por el valor de ir a por ello mereces triunfar. ¡Mucha suerte!

BAUXMAN dijo...

Si señor,...con un par¡¡
Enhorabuena, te deseo lo mejor.
Saludos

An dijo...

Enhorabuena erre, espero que en Madrid, arropado por tantos ilustranderos, seas muy feliz. El exito se que te llegara, eres costante y tiene calidad...así que solo es cuestión de ponerse al tajo...y, para eso, se que no tienes pereza. Enhorabuena otra vez amigo, y mucha felicidad en tu vida, te lo digo de todo corazón

Iratxe dijo...

Valiente! muy bien hecho!
solo la emoción que da luchar por nuestros sueños ya merece la pena!
y que majos/as que son los madrileños/as... (o los que viven en madrid vaya)

Cinta dijo...

Siempre habrá alguien más viajado al que le parezca poca cosa lo que hacen otros, pero no hay que compararse con nadie, sólo con uno mismo, al fin y al cabo tu vida la vas a vivir tú y nadie más.
Enhorabuena y mucha suerte en esta nueva etapa!

Jan dijo...

Uy, casi te doy más el pésame :D Madrid... y yo que ya sufro ante la idea de volver a mi pequeña ciudad que no llegará ni a 500.000 almas.

Ea, suerte y cómete a las editoriales y, de paso, diles que pierden el tiempo si no empiezan a trabajar con la gente de Ilustrando.

Yolanda dijo...

Mientras algunos huyen hacia la paz de los pueblos, otros huyen al bullicio de las ciudades.(quien dice huir dice cambiar)
Disfruta de tu nueva vida, te deseo lo mejor.

blau dijo...

Olé erredé..! cualquier cambio supone un esfuerzo, me alegra mucho este paso tan valiente que has dado.

Ahora tendré que ir a Madrid, sí o sí... aunque sea para haceros una visita, todo lo bueno se está condensando en esa ciudad ;)

Carmen Padilla dijo...

Mucha suerte en tu nueva etapa, llegue aquí de casualidad y tienes trabajos geniales.
Te he enviado un correo, miralo si puedes. gracias

Flac_k dijo...

Este artículo está genial, me encanta que sepas para donde vas y lo estés logrando, la felicidad es tan diferente para todos, yo no soy tan valiente como tú, sigo en mi falsa seguridad y con esa resistencia al cambio que no me deja avanzar.

Bien por tí!!!! FELICITACIONES y mis mejores deseos de prosperidad en esta etapa.

ALEJANDRA FERNÁNDEZ dijo...

A comerte el mundo sí señor, mucha suerte!!

nash_design dijo...

INCREIBLE Felicidades, pues te mereces quererte como sólo tu sabes, no sabes lo mucho que me alegro de que gente tan grande como tu sepa dar ese paso.
COMETELOS A TODOS.